Web Application Firewall – WAF

Un Web Application Firewall, WAF, es un firewall para aplicaciones web. Hoy en día la mayoría del software usado se desarrolla vía web. Servicios como el CRM, ERPs, el correo electrónico etc.

El funcionamiento de un WAF se basa en un proxy inverso, por lo que nos obligará a efectuar cambios en las tablas de DNS o de NAT de los cortafuegos, de manera que el tráfico que antes iba a las granjas de servidores web o de aplicaciones, ahora se direccionará a nuestro nuevo dispositivo. En la configuración del WAF habremos de indicar el servidor correspondiente al que enviamos el tráfico. Se puede virtualizar, de manera que podemos analizar varios dominios o aplicaciones con un único dispositivo, de manera que dependiendo del dominio donde vaya, se reenvíe a un servidor físico u otro. Existen WAFs que permiten interactuar en modo transparente, de manera que no es necesario hacer cambios en la topología de red ni en el flujo del tráfico, tienen como pega ante el WAF basado en proxy inverso que los despliegues requieren una parada de servicio mucho mayor, obligando además a comenzar siendo muy poco restrictivos en la política de seguridad e ir endureciéndola progresivamente, no permitiendo hacer suficientes pruebas iniciales con las aplicaciones en producción desde un primer momento sin correr riesgos como en los basados en proxy inverso.

En líneas generales, las peticiones al servidor web son analizadas por diferentes motores que llevarán a cabo comprobaciones sobre las mismas. Cada motor suele intentar evitar un conjunto de ataques según una determinada filosofía.